PROPOSITOS BEAUTY: LA DOBLE LIMPIEZA

Hello from paradise!

En el post de hoy os voy a contar uno de mis propósitos, en cuanto a belleza se refiere, para este año que acabamos de empezar. Este no es otro que desmaquillarme siempre, antes de irme a la cama.

Sí, lo admito, alguna noche en la que llego cansada, no pienso en otra cosa que en ponerme el pijama y tirarme en el sofá (en el que termino dormida) o en la cama. Pero ¿me he desmaquillado antes? Noooo y esto es un grave error, que no podemos cometer, así que me he propuesto y espero cumplirlo sin excepción, no saltarme la limpieza bajo ningún concepto.

Entre ponerme el pijama y cualquier otra cosa, debo dedicarle 5 minutos a mi piel, y es que 5 minutos son suficientes para limpiar, lavar, tonificar, hidratar y hasta aplicarnos contorno de ojos, no necesitamos más tiempo.

Si, habéis leído bien, limpiar y lavar, y es que para llevar este propósito a rajatabla, he decidido incorporar a mi rutina, la doble limpieza.

¿Qué es esto de la doble limpieza?

Mi amiga invisible que me conoce bien, me ha regalado esta navidad, el libro Secretos de belleza coreanos para una piel radiante, y uno de sus capítulos, está íntegramente dedicado a esta técnica.

La doble limpieza, llegó a occidente hace relativamente poco tiempo, pero en Corea es la única forma que conocen para limpiarse el rostro. Charlotte Cho, la autora del libro, comenzó a usarla cuando se mudó a este país (ella es americana de orígenes coreanos) durante unos años.

Bueno ya si que os voy a contar, ¿en qué consiste esta técnica?

El primer paso, seria desmaquillarnos ojos y labios. Si llevas maquillaje waterproof o varias capas de máscara de pestañas, como es mi caso, necesitaras un producto que arrastre bien, normalmente los que mejor lo  hacen son los bifásicos, mitad líquido de textura acuosa y mitad aceite.

Empapa el disco de algodón con el producto y pósalo sobre el ojo, no hace falta apretar demasiado, deja que el producto actúe durante 10/15 segundos y después retíralo con suavidad, la piel del contorno de ojos es más sensible que la del resto del rostro, así que cuanto más estiréis y contraigas la piel de esta zona, mas arruguitas os podrán salir.

Ahora va el segundo paso y el producto “nuevo” a incorporar, un aceite limpiador. Que no cunda el pánico, todos los tipos de piel lo pueden usar, hasta las muy grasas y acnéicas, solo hay que elegirlo bien.

No nos vale cualquier aceite, tiene que ser un aceite que se pueda emulsionar con agua, no os preocupéis cada vez más, van llegando a nuestro país.

¿Por qué usar un aceite?

El aceite atrae al aceite, al igual que es por todos conocido, que repele al agua, os digo esto para que entendáis mejor, la lógica de usar un aceite para limpiar el rostro.

Los maquillajes, las siliconas y la protección solar (otro de mis propósitos para este año), contienen aceites. Por mucho  que os digan que los maquillajes oil free no los contienen, alguno lleva, así que la mejor forma de deshacerse de toda esa “mugre” es con un aceite que los atraiga como un imán. Ahora si entendéis lo que os quería decir, ¿verdad?

Como os comentaba antes, el aceite limpiador, debe poderse emulsionar con agua (caliente siempre), para que sea fácil retirarlo. Además en este momento podéis realizaros un masaje facial, que os activara la circulación y relajará al mismo tiempo. Cuando hayas aclarado el producto, sécate con una toalla a toques, recuerda, cuanto menos estires la piel, mejor.

Vamos con el tercer paso, la limpieza con el producto de base acuosa, vaya la limpieza a la que estamos acostumbradas. Este puede ser en gel o espuma, y se encargará de limpiar el sudor, suciedad y restos que hayan podido quedar del anterior paso.

Un apunte, no porque un gel haga más espuma, limpia más, no tiene nada que ver, no te fijes especialmente en eso.

Bueno pues la doble limpieza, ya está hecha, vamos con el tónico.

El tónico, se encarga de equilibrar el ph de nuestra piel (si hemos usado un gel muy astringente) y prepara los poros y la piel para los productos que vienen a continuación.

Huye de los tónicos astringentes aunque tengáis la piel grasa (contienen mucho alcohol), y más aún si el limpiador q hayáis usado también es específico para absorberla. Mucho mejor los tónicos hidratantes o nutritivos.

Ya sí que si llega el tratamiento, esto es un mundo aparte del que hablaremos otro día, lo que si como mínimo, hidratación.

Espero que esta técnica, os haya parecido tan interesante como a mí. Si ya la poneis en práctica o vais a empezar a hacerlo, escribidme en comentarios vuestra experiencia.

Como siempre, gracias por leerme ?

 

More from Sonia Palma

REGALOS NAVIDEÑOS

Hello from Paradise! En el post de hoy os voy a dar...
Read More

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *